Sí hay una unión que la historia mitrista se ha encargado de ocultar, de olvidar y hasta de desmentir es la del General José de San Martín con el General Juan Manuel de Rosas. Inventaron la imposible linea mayo-caseros que es intragable para cualquiera que vea la historia con atención. Esta operación jugaba hacia atrás pero sobre todo hacia adelante. Si no existe la línea San Martín Rosas, no hay cadena histórica para continuar. Obviamente lograron imponer su visión solo parcialmente y la llegada de Perón les deschavó la carta en la manga.

El 2 de noviembre de 1848 desde Boulongne Sur Mer sale una carta hacia Buenos Aires, es una de varias, muchas, pero vale como ejemplo:

«Boulogne sur Mer, 2 de noviembre de 1848.
Excmo. Sr. Capitán general D, Juan Manuel de Rosas.

Mi respetable general y amigo:

A pesar de la distancia que me separa de nuestra patria, usted me hará la justicia de creer quesus triunfos son un gran consuelo a mi achacosa vejez.

Así es que he tenido una verdadera satisfacción al saber el levantamiento del injusto bloqueo con que nos hostilizaban las dos primeras naciones de Europa; esta satisfacción es tanto más completa cuanto el honor del país, no ha tenido nada que sufrir, y por el contrario presenta á todos los nuevos Estados Americanos, un modelo que seguir y más cuando éste está apoyado en la justicia. No vaya usted a creer por lo que dejo expuesto, el que jamás he dudado que nuestra patria tuviese que avergonzarse de ninguna concesión humillante presidiendo usted a sus destinos; por el contrario, más bien he creído no tirase usted demasiado la cuerda de las negociaciones seguidas cuando se trataba del honor nacional. Esta opinión demostrará a usted, mi apreciable general, que al escribirle, lo hago con la franqueza de mi carácter y la que merece el que yo he formado del de usted. Por tales acontecimientos reciba usted y nuestra patria mis más sinceras enhorabuenas.

José de San Martín.»

Viva nuestra línea historica! Viva el General San Martín! Viva el Restaurador Juan Manuel de Rosas! Viva Perón carajo!