En el cumpleaños del conductor de la última selección que nos enorgulleció le pedimos al connotado peronista pincharratas Ramiro Poce que nos envíe unas palabras alusivas.

Alejandro Sabella nació en River pero el recorrido de su vida lo transformó en Pincha. Mejor dicho, eligió hacerse Pincha, con el valor agregado que implica una decisión deliberada en un aspecto muchas veces definido por la herencia familiar, después de ser campeón metropolitano en el histórico Estudiantes de 1982/83. Dirigido por el narigón Bilardo, Pachorra Sabella jugaba de 10, con dos 10 más al lado, Marcelo Trobbiani y el Bocha Ponce, y Miguelito Russo solito en la contención. Inolvidable medio campo.
No fue la única decisión que tomó Alejandro, a partir de su sensibilidad social también eligió hacerse peronista: «desde chico, ya escuchaba y leía lo que profesaba el peronismo» explicó en una entrevista. “Con esa cultura popular del ‘Perón vuelve’ y el ‘Perón vive’ escritos en todas las paredes, fue creciendo mi necesidad de estar siempre del lado de la solidaridad y de la distribución de la riqueza por una sociedad más justa, más igualitaria, en donde todos puedan tener las mismas posibilidades”.
De joven cuando vivía en Palermo, estudiaba derecho en la UBA y jugaba en las inferiores de River, Sabella militó en la gloriosa JP. Durante la década del ’70 trabajó en barrios carenciados en “distintas actividades sociales, en lo que pudiera colaborar con los que más necesitaban”.
Alejandro, de más grande, directamente se dio el gusto de ser Perón por un rato. En el año 2009, en los festejo en la Ciudad de La Plata luego de ganar la Copa Libertadores dirigiendo al Pincha, ante una Plaza Moreno colmada, Sabella agitó “Siento en mis oídos la más maravillosa música que es la voz de la gente de Estudiantes”.
Ya como técnico de la selección, en el 2013, un año antes de obtener el subcampeonato del mundo en Brasil, aunque no quiso que se supiera, Sabella organizó un comedor comunitario en su casa y colaboró, de distintas formas, durante las trágicas inundaciones de La Plata. Para Sabella donde hay una necesidad hay un derecho y en Tolosa todos lo saben.

Feliz cumpleaños Pachorra! Viva Perón carajo!

Share