El 12 de noviembre de 1863 el gobierno unitario de Bartolomé Mitre asesina al general federal Ángel Vicente Peñaloza mientras estaba detenido a su disposición. Los civilizados luego le cortan la cabeza y la ponen en una pica en la plaza mayor y obligan a su compañera a barrer la plaza atada con cadenas. Sarmiento, gobernador de San Juan y Director de la guerra contra el caudillo le escribe a Mitre: «No se que pensaran de la ejecución del Chacho, yo inspirado en los hombres pacíficos y honrados he aplaudido la medida precisamente por su forma, sin cortarle la cabeza al inveterado pícaro, las chusmas no se habrían aquietado en seis meses». El facón de Chacho, el bárbaro, el incivilizado, decía (todavía dice) «Naides, más que naides, y menos que naides.»

Share