El 14 de noviembre de 1919 nace en La Plata uno de los hombres que más hizo por entender y explicar el peronismo: John William Cooke. De cuna radical antipersonalista, el gordo avanza hacia posiciones antiimperialistas con un peso intelectual demoledor, insoslayable. Es el primer delegado de Perón en la Argentina después del golpe de estado del 55′ y pilar fundamental de la gloriosa «Resistencia Peronista». Desde ese puesto y desde todos los que le ocupe tocar en adelante, bregará por la liberación de la Patria, que entiende imposible por fuera del Movimiento Nacional.
Al respecto afirma: «Un clima de rebeldías individuales puede durar indefinidamente. Solamente cuando la rebeldía está coordinada y encausada en un movimiento de liberación, adquiere la eficacia necesaria para luchar con éxito.». Con respecto a esto, y contra lo que suele olvidarse y ocultarse, Cooke dice sobre la columna vertebral del movimiento » «La CGT tiene una estructura que, sin ser revolucionaria, fue lo más sólido del movimiento, es la única fuerza real, temida por el gobierno y capaz de presionarlo (…) Los dirigentes sindicales tienen muchas fallas, pero también los méritos principales: son representativos».

Feliz cumpleaños Bebe querido! Viva Perón carajo!