¿Quiénes somos?

D-1-EZEIZA-1972_sara-facio

Toto, ¿Quiénes somos nosotros?

Jean Nadine, de Lincoln provincia de Buenos Aires.

-.-.-

Me sucede que cuando escucho su pregunta no puedo más que repetirla para mis adentros y levantar la mirada. Me siento Lorenzo Quinteros en Hombre Mirando al Sudeste. Veo los hermosos jardines del Borda y luego del apocalipsis una torre muy alta y moderna donde un Jeque yanqui vive rodeado de prostitutas y mucho faroleo. Como los jugadores de fútbol de ahora.

La repito y me pregunto quiénes somos nosotros. ¿Es posible acaso tener una Unidad Básica en un no lugar? ¿Cuál es nuestro territorio en disputa? ¿Es Lo Inventó Perón una Unidad Básica Virtual?

Si acaso la tarea de una Básica es llevar y difundir la doctrina justicialista entonces la nuestra será disputarle a este reino de la frivolidad, del individualismo, de la pos verdad y del quinto metatarso del pulpo liberal el espacio, el centro, la insistencia para resumir y exterminar el razonamiento humano.

Queremos invadir la internet con consignas y reivindicaciones de los años más felices.

La derecha nos propone el vacío. Lo llenaremos de contenido. Con política, discusión, militancia, recordando los motivos que nos hicieron grandes. Por la unidad del frente nacional.

Somos los que trabajaremos incansablemente para la unidad.

Me preguntaste quienes somos.

Y la visión opiácea tridimensional del movimiento popular más grande del mundo. Un glacial que se rompe: las ballenas saludando un barco. San Martín cruzando Los Andes y los indios que saltaban la zanja de Alsina con sus caballos. Rosas atando cadenas en un rio del litoral. Sarmiento cocinando la mierda que comerá uno y cada uno de los distritos con mejores índices de escolarización. Somos un porteño riéndose de un feudo en el norte mientras lo gobierna el PRO hace décadas.

Somos eso que la historia oficial quiere olvidar.

La tercera posición: Zizek y todos esos de la UBA saben tanto de peronismo como yo de pastelería. No los culpo. Puede ser traumática la deconstrucción de la historia.

Somos los que le dimos voz, voto y protagonismo al pueblo trabajador argentino. Somos un organismo vivo, como la tierra. Nuestra columna vertebral es el movimiento obrero organizado. Siempre, en cada momento, para siempre, por todos los momentos. Somos los desaparecidos, las víctimas del bombardeo y la proscripción.

Han elaborado sistemáticos planes para que no sepamos quienes somos nosotros, de dónde venimos y a dónde vamos. Han secuestrado a nuestros hijos.

Y siempre han fallado.

Somos el enemigo encarnizado de la oligarquía argentina. Somos el capital al servicio del pueblo. De la distribución del ingreso, del desarrollo de una burguesía patricia que trabaje para el interés nacional. Somos la movilidad social ascendente.

Somos ampliación de derechos y somos los que contenemos el estallido de los marginados: los únicos que intentan que no se derrame más sangre en nuestro suelo.

Somos la tensión entre laicos y católicos. Somos ese metalúrgico que tuvo sus primeras vacaciones con Juan Perón. Somos una madre que votó por vez primera con Eva. Somos una chica de La Matanza que gracias a Néstor y a Cristina pudo ir a la Universidad cerca de su casa. Somos un pibe que zafó de la colimba. Somos uno y cada uno de esos nuevos jubilados.

Somos el odio sarnoso de los ricos que nos gobiernan ahora. De Botana, de Magnetto, de Videla, de Alfredo Palacios, de todos los radicales que aplaudieron el bombardeo del 55, del ministro Carranza y su bomba en el subte, de los asesinos de Rodolfo y Vicky. Somos los que nos resistimos al triunfo de Hollywood.

Somos el pañuelo verde en el brazo de Francisco.

Somos una ilusión permanente. Somos los mejores años. Somos la grandeza del pueblo y la felicidad de la patria. Somos nuestro orgullo. Somos los que asomamos la cabeza y vimos aviones con nuestra bandera dejar caer bombas sobre nuestra Plaza de Mayo. Somos eso que tanto molesta a los apolíticos y a la izquierda liberal.

Somos un árbol de pie en un bosque arrasado por la modernidad.

No nos han vencido.

El Toto. Delegado de Orientación Doctrinaria. Lo Inventó Perón.