Navíos Al Sur

Decía Juan Perón, con maestría universal, en su «Mensaje a los países no alineados» de 1973:
«Sostenemos desde el instante mismo del nacimiento del Justicialismo, como principios y objetivos básicos en lo internacional, lo siguiente:
1- La defensa integral de la soberanía nacional en todo nuestro territorio y especialmente sobre la Antártida Argentina, las islas Malvinas y sus islas dependientes.
2- El ejercicio pleno de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política como bases para asegurar a cada pueblo del mundo su propia felicidad, mediante la realización de la propia justicia y la propia libertad.
3- La tercera posición como solución universal distinta del marxismo internacional dogmático y del demoliberalismo capitalista que conducirá a la anulación de todo dominio imperialista en el mundo. Nuestra Doctrina Justicialista dice claramente: «Deseamos vivir en paz con todas las naciones de buena voluntad del mundo.»


Aunque también, el gran sabio argentino, en oportunidad de conversar con un agente del imperio británico, tuvo la genialidad de graficar, en medio de una conversación sobre la Antártida:

«Vino a verme el embajador britá­nico, y tuve con él una pequeña conversación, más bien amistosa, en el cur­so de la cual me preguntó: ¿Cómo van a arreglar ustedes este asunto de la Antártida?

Le contesté: ¿Qué dere­cho tienen ustedes a la Antártida?
Y me replicó: La Antártida es una prolongación de las Islas Malvinas.

Y fue entonces cuando yo le dije:
«SÍ. ESO ME RECUERDA A UN TIPO QUE ME ROBÓ UN PERRO Y AL DÍA SIGUIENTE VINO A BUSCAR EL COLLAR.»

El embajador insis­tió: Pero ¿cómo se va a arreglar es­te asunto?
Y acabé por decirle: Lo arreglaremos al estilo árabe.

Nos sen­taremos a la puerta de nuestra casa y allí esperaremos que pase el cadáver de nuestro enemigo, y le advierto a Ud. que, para nosotros, el cadáver de ese enemigo no está muy lejos, sino que lo vemos muy cerca ya.»


En este día, memorable en tanto reconocimiento a nuestros héroes, veteranos y caídos, no queremos que pasen las horas sin abrazarlos con el corazón y decirles gracias por tanto y perdón por tan poco.
Les hacemos llegar este pequeñísimo regalo:

Navíos al sur

¡Será un día cualquiera de la Historia, pero es día llegará de fijo!
De los puertos tranquilos de la Patria
Partirán hacia el Sur nuestros navíos
a desafiar la furia de los mares
y rescate ese jirón perdido
de nuestra tierra, que usurpó la fuerza
del imperio despótico y leonino.

Serán diez mil Cruzados del Derecho dispuestos a luchar con heroísmo,
y redimir la tierra malvinera
que España nos legó, con sus dominios, cuando el grato despertar de Mayo
la Patria nuestra se fijó un destino,
y señaló con sangre sus fronteras,
sangre fecunda de sus propios hijos.

El Derecho es verdad incontrastable
que supera la marcha de los siglos
y un día llegará para nosotros
la justicia con paz, o sacrificio,
pero esta tierra volverá a ser nuestra
y en sus puertos los mástiles erguidos mostrarán nuestra enseña azul y blanca flotando al cuento de los mares fríos.

¡Los navíos al Sur! es la consigna
que alienta nuestro espíritu argentino
que no renuncia ante el poder que usurpa
ni claudica, ni cede en su optimismo
Y un día llegará, que nuestro pueblo,
cargado de justicia en sus navíos,
al los mares del Sur fijen sus proas
en pos de un sueño de verdad, ungidos.
Tarde o temprano el Sol de las Malvinas besará las banderas argentinas!

Rodolfo Turdera.
Peronista. Poeta depuesto. Patriota.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *